videncia verdadera  
 


Las Mascotas y el Feng Shui.

Así como admiramos en un paisaje natural el perfecto balance de formas, colores y movimiento, nos admira también la flexibilidad de
los movimientos de un gato, o el instinto de un perro que capta nuestros estados de ánimo. Quizás gran parte del atractivo que tienen
los animales sea precisamente ése: que ellos conservan su propio “Tao”, su naturaleza esencial incontaminada, y de alguna manera nos
permiten re-conectarnos con ella.
Podemos aprender mucho de nuestras mascotas, observándolas comer o buscar un lugar para descansar: ellas pueden enseñarnos cuáles
son nuestras necesidades más profundas y esenciales, necesidades que hemos “olvidado” a causa de los condicionamientos que nuestra
sociedad nos impone. Nosotros, los humanos, también formamos parte del reino animal.
Por ejemplo, todo lo que se dice en el Feng Shui con respecto a la ubicación de la cama en el dormitorio coincide exactamente con lo que
cualquier animal haría instintivamente para ubicarse en un lugar apropiado para dormir, es decir, procurar un lugar seguro y reparado
para descansar. Aunque la aplicación del Feng Shui siempre es personalizada, intentaremos dar algunas reglas generales relacionadas
con las mascotas en el hogar:
  • En el Feng Shui se utiliza la llamada “Teoría de los Cinco Elementos”. Los Cinco Elementos son Fuego, Tierra, Metal, Agua y
    Madera. Representan cinco formas distintas en las que se expresa la energía de la Naturaleza. En general, todos los animales de
    sangre caliente representan la energía Fuego y aportan calidez, energía y dinamismo. Una tortuga sería representativa de la
    energía Tierra, aporta estabilidad. Los peces y peceras, naturalmente, se relacionan con la energía del Agua y aportan fluidez y
    tranquilidad. La energía de la Madera está mejor representada por la vida vegetal y la del Metal, por los minerales.
  • Los Elementos se relacionan con el equilibrio del Yin y el Yang. El Fuego es una energía Yang, expansiva y creativa, mientras
    que el Agua es una energía Yin, introspectiva y contenedora. Por un principio de equilibrio, se beneficiarán con la energía Yang
    las personas que tienen un carácter o una actividad Yin (por ejemplo, personas introvertidas o que por su actividad están
    obligadas a permanecer mucho tiempo en soledad). Perros, pájaros o un gato pueden aportar algo de energía Yang en el hogar
    de estas personas. Por otro lado, las personas que realizan tareas muy estresantes (Yang) se beneficiarán con la tranquilidad
    Yin de una pecera. Cabe aclarar que las mascotas no son la única manera de agregar Yin o Yang a un ambiente, sólo que en este
    caso estamos focalizándonos en ellas.
  • Siendo los dormitorios un ambiente Yin, no debería permitirse a las mascotas dormir allí, lo único admisible en este caso sería
    una pecera. Las peceras también son favorables cerca de la puerta de entrada a la casa y en las salas de estar. Personalmente
    me fascinan las peceras, sin embargo hay personas que creen que traen mala suerte. Si este fuera su caso, es preferible que las
    evite. Pero debe quedar claro que se trata solamente de una cuestión de creencias, no hay ningún motivo concreto por el cual
    una pecera deba traer buena o mala suerte: simplemente aportan al ambiente una energía que es apropiada en algunos casos y
    en otros no.
  • En el Feng Shui se utiliza también el Ba-gua, una división del espacio en nueve zonas, cada una con un significado diferente, que
    sirve para conocer la mejor ubicación para las cosas. Es imposible explicar aquí en profundidad cómo y por qué funciona el Ba-
    gua, sabrán disculpar Uds. que formulemos las siguientes reglas sin demasiadas explicaciones. Si se desea aplicar el Ba-gua a un
    ambiente, imagine que divide su superficie en nueve cuadrantes iguales: obtendrá un cuadrante central y nueve periféricos,
    más o menos así:
feng shui para las mascotas
  • El Ba-gua debe orientarse en cada ambiente de manera que la puerta de entrada se ubique en alguno de los cuadrantes
    inferiores (8, 1 ó 6). Supongamos que se trate de un dormitorio o una sala de estar, si se tienen fotografías de mascotas, debe
    observarse con cuidado en qué cuadrante se ubican. Por ejemplo:
  • En el cuadrante cuatro, significa que las mascotas tienen una gran inportancia en la vida de la persona (con más razón si en
    lugar de la foto la mascota duerme realmente ahí).
  • En el cuadrante dos, la relación con la mascota suplanta la vida de pareja.
  • En el cuadrante siete, es probable que se trate de un matrimonio sin hijos donde las mascotas ocupan su lugar.
  • Es aconsejable que en los cuadrantes dos y seis no se mezclen fotos de mascotas con fotos de personas.
  • Es difícil imaginar un caso en el cual mantener animales embalsamados sea apropiado y la regla general es evitarlos. No sucede
    lo mismo con las conchas de caracoles y bivalvos, pueden ser representativas del elemento Agua.
  • Es muy positivo, en cualquier patio o jardín, mantener bebederos y comederos para pájaros.
Una recomendación final: la distorsión del Feng Shui que comentábamos en el Editoria ha llevado a mucha gente a creer que se trata de
una especie de “catálogo” de cosas que traen buena suerte y cosas que traen mala suerte. “Los cactus son malos ¿no es cierto? “ –
pregunta la gente, después de leer algún libro o revista.
La Escuela Piramidal responde: no existe nada (o casi nada) que sea bueno o malo en sí mismo, TODO DEPENDE. Un espacio es armónico
cuando nos ayuda a crecer y a lograr nuestros objetivos. Si en nuestro hogar reina la felicidad y la prosperidad podemos estar seguros de
que tiene “buen Feng Shui”, más allá de lo que digan los libros. Si no fuera así, entonces el Feng Shui nos enseñará a hacer ciertos
ajustes que con seguridad nos ayudarán.
 
 

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

806 PRECIO DEL MINUTO: Máx. Fijo: 1,21;Movil 1,57 Euros IVA incl. Mayores de 18 años
91 217 61 29 Y 93 122 01 01 : En estos números fijos, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Visa y Mastercard.