videncia verdadera  
 

El Contiene Elementos Para Aclarar El Misterio

El año se divide en doce signos zodiacales, que corresponden a otras tantas constelaciones. Tres signos corresponden al equinoccio
vernal, o de la primavera (Aries, Tauro, Géminis), los siguientes al solsticio de verano (Cáncer, Leo, Virgo), vienen a continuación los del
equinoccio de otoño (Libra, Escorpio, Sagitario) y pertenecen los últimos al solsticio de invierno (Capricornio, Acuario, Piscis).horoscopo
La posición relativa de las constelaciones varía muy lentamente con respecto a un punto
fijo de observación de la Tierra, debido a cierto movimiento de balanceo de nuestro planeta
en su órbita solar. Por culpa de ese balanceo, nuestra posición con relación a las
constelaciones cambia cada 72 años el equivalente de un grado de arco. Puesto que la Tierra
tiene 360 grados, cada signo del zodíaco comprende 30 grados, y han de pasar 2.160 años
-72 multiplicado por 30-, aproximadamente, para pasar de un signo al siguiente, y unos
28.824 años para dar la vuelta a las constelaciones y regresar al punto de partida.
Este curioso fenómeno, llamado precesión de los equinoccios, era ya conocido en la
antigüedad, donde le concedían una enorme importancia. A cada periodo de 2.160 años le
daban el nombre de Era, y así ha seguido la costumbre hasta nuestros días. La era cristiana transcurrió bajo el signo de Piscis, como es
bien sabido, y nos dirigimos hacia la de Acuario.
Antes de Piscis, rigió al mundo la era de Aries, caracterizada por el cordero pascual del pueblo judío. Antes dominó la era de Tauro,
identificada con el buey Apis de los egipcios.
De acuerdo con los esoteristas y los astrólogos, esta sucesión de eras podría determinar la fecha en que fue construida la Esfinge.
Explican que lo que se inició con Virgo, o sea una cabeza de virgen, se concluiría con Leo.
Con base en este razonamiento sugieren que la construcción de la Esfinge tuvo lugar a mitad de camino entre Virgo y Leo.
Multiplicaron por 2.160 el número de eras que se extienden desde la actual hasta la de Virgo y llegaron a una fecha aproximada: el año
10000 antes de Cristo. Fue en aquellos tiempos que, según opinión de los esoteristas, cierto pueblo de la antigüedad comenzó a levantar
el monumento que ha venido a convertirse en sinónimo de enigma. Pero, ¿tiene algún sentido esta fecha tan anterior a la nuestra?

Se Dice Que La Construyeron Los Atlantes

Cuando en el 590 a. C. visitó el legislador Solón, uno de los siete sabios de Grecia, la ciudad egipcia de Saís, los sacerdotes le hicieron
unos cuantos comentarios acerca de un continente que se hundió en el océano unos nueve mil años antes. A1 sumar estos 9000 a los 590
de la visita del sabio griego resulta la fecha de 9590 antes de nuestra era, que se asemeja de manera sospechosa a la determinada por
el cálculo de las eras zodiacales.roma
¿Sería cierto, después de todo, que algunos pobladores de la Atlántida lograron sobrevivir al repentino
hundimiento y llegaron a Egipto, donde levantaron una estatua monumental con cuerpo de león y cabeza
de mujer, para recordar que fue entre Leo y Virgo que desapareció para siempre su patria? Sin embargo,
no faltan los eruditos que van más allá de esta fecha. Dicen que a esos 10000 años habría que sumar una
vuelta adicional de las doce eras, hasta obtener los 38 mil años y fracción que demostrarían algo de la
mayor importancia: la Esfinge es mucho más antigua de lo que se había creído hasta ahora.
Otro argumento esgrimido por los atlantólogos en favor de su afirmación es que la Esfinge fue dedicada
por los sobrevivientes de la Atlántida al dios solar Hermekhis, cuyo nombre recuerda al Hermes de los
griegos. Pero no aportan pruebas al respecto. Añaden que en las cartas del Tarot, supuestamente
inventadas por los egipcios pero que son originarías de la Atlántida, existe una muy especial que
representa a una enorme rueda adornada con varias figuras. La rueda simboliza a la precesión de los
equinoccios
y una de las figuras es nada menos que la Esfinge.
¿Se trata de una coincidencia? ¿Evoca la presencia de la Esfinge en el Tarot, según consideran los
esoteristas, el hundimiento del legendario continente? ¿Sería cierto, después de todo, que los hipotéticos
sobrevivientes de la hipotética Atlántida sumergida arribasen a Egipto y levantasen una estatua
monumental, esculpida en la roca viva, que tenía el cuerpo de león y la cabeza de mujer y recordaría a las
futuras generaciones la fecha en que tuvo lugar la gran catástrofe?
Lo malo de esta teoría es que pierde toda su fuerza cuando el interesado en el tema observa que la Esfinge no dirige la mirada hacia el
oeste, donde se supone que estuvo la Atlántida, sino que le da la espalda a las pirámides para contemplar el lugar por donde asoma el
sol a diario.

¿Acaso Llegaron Del Este Los Seres Con Alas?

A corta distancia de la milenaria ciudad de Bagdad, capital del actual Irak, se yergue la colina de Kujundschik, donde fue descubierta en
el siglo XIX la biblioteca del rey Asurbanipal de Asiria, cuyo reinado (668-626 a.C.) señalaría el apogeo del imperio. Estaba formada esta
biblioteca por tablillas de barro cocido, escritas con escritura cuneiforme. Los arqueólogos descifraron el texto y se encontraron con algo
sumamente interesante y revelador: la epopeya del príncipe Gilgamesh, cuyo gran amigo Enkidu sería conducido al cielo por un toro
alado.
Tiempo habrá de dedicar a este par de personajes la atención que se merecen. Nos ocuparemos ahora de los animales provistos de alas
que tanto abundan, en forma de estatuas, en la región del Éufrates y del Tigris y en la vecina Persia. Estos animales alados recibían el
nombre de querubines, que se da también en el Antiguo Testamento a ciertos ángeles del Señor. ¿Y no es curioso que la palabra ángel,
que procede del griego angeloi, significa enviado o mensajero.ninive
¿Quién enviaba estos mensajeros o estos querubines alados hasta la tierra para dar instrucciones a
los seres humanos? ¿Puede identificarse a los seres divinos venidos del cielo con los extraterrestres
tantas veces mencionados en la actualidad? ¿Descendieron en la Persia y la Asiria antigua estos
señores del cielo y pasó la leyenda de sus idas y venidas hasta Egipto o procedía de otros lugares?
En la antigua India sentían gran admiración por cierto Garuda, mitad humano y mitad pájaro volador,
que acudía a este país a transmitir las órdenes dictadas por sus amos. Los persas se apropiaron de
esta figura -robar ideas a los demás es algo tan viejo como el mundo- y le dieron el nombre de
Simorgh
, ave monstruosa que se desplazaba unas veces por el cielo y otras por la tierra. Los sabios
de Babilonia relacionaron a este Simorgh con el ave fénix, que renacía de las cenizas después de
morir envuelto en llamas.
¿Encierra este ave fénix un símbolo que durante largo tiempo no pudo ser descifrado? ¿Significa que
los ignorantes terrícolas habían visto a los señores del cielo en el momento de aterrizar en sus naves
de fuego, lanzando enormes llamaradas, y que veían salir de su interior a unos seres maravillosos,
como si el pájaro alado renaciese de sus cenizas cuando lo creían muerto?
Este Simorgh era lógico que se convirtiese más tarde en símbolo del poder, igual que sucedería con la
versión del toro. Los griegos se apropiarían del cuadrúpedo alado para convertirlo en el caballo
Pegaso, que sirvió de cabalgadura al héroe Belerofonte para matar al monstruo llamado Quimera, y
también en el águila que raptó al hermoso Ganímedes. Los romanos adoptaron más tarde al águila
como su emblema y lo mismo harían casi todos los países del mundo, sin saber sus gobernantes cuál
era el verdadero origen del ave.
 
<ANTERIOR>
 

Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

806 PRECIO DEL MINUTO: Máx. Fijo: 1,21;Movil 1,57 Euros IVA incl. Mayores de 18 años
91 217 61 29 Y 93 122 01 01 : En estos números fijos, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Visa y Mastercard.