videncia verdadera
 
 
 
 

El yin y el yang en el I ching
Los antiguos sabios chinos observaron el modo en que el chi navega a través de ciclos yin y yang, estudiando los patrones de movimiento, transformación y evolución en los elementos de la naturaleza, reconociendo sus estructuras numéricas y concluyendo que el macrocosmos afectaba al microcosmos de los seres. El yin y el yang y sus posibles combinaciones se recogieron en el I ching o Libro de los cambios, cuyos orígenes se sitúan entre los años 1500 y 1000 a. de C. El I ching constituye la primera formulación de un conocimiento basado en el antagonismo, las características y las relaciones del yin y el yang, que aparecen representados con los siguientes signos: una barra continua para el yang y una barra partida o discontinua para el yin.
De todas las combinaciones posibles de estos dos elementos, tomados de tres en tres, surgen ocho combinaciones, que son denominadas los trigramas básicos. Los trigramas están dotados de un sentido simbólico, acorde con la forma con que las líneas yin y yang aparecen combinadas.
Estos ocho trigramas, que resultan de las distintas combinaciones de tres líneas yin y yang, son a su vez combinados de dos en dos, formando un hexagrama de líneas yin y yang. El resultado es un total de sesenta y cuatro hexagrama posibles, cuya interpretación constituye el compendio de sabiduría que atesora el I ching, que representa la base del conocimiento del universo.
El I ching ofrece un modelo numérico que representa todas las situaciones posibles cósmicas y humanas, ya que el significado que se atribuyen a los trigramas se aplica a todas las posibles relaciones de la vida. Pero, además, se estableció como un sistema de adivinación numerológica en los que las secuencias de par en impar tienen un significado, que se utiliza para interpretar desde el carácter de una situación al destino de las personas.
La combinación de líneas continuas y discontinuas, formando trigramas y hexagramas, se corresponde con el sistema aritmético binario desarrollado en Occidente por el filósofo y matemático alemán Gottfried Wilhelm Leibnitz (1646-1716). Si se representa la línea continua yang con el número uno y la discontinua yin con el cero, las combinaciones que aparecen en el I ching siguen las reglas del sistema aritmético binario.
El sistema de combinaciones de yin y yang que expone el I ching es, aparentemente, simple, pero resulta muy complejo y responde a la compresión de los patrones de cambio en el universo y sus efectos en la salud, la vida y las relaciones de las personas.
El yin y el yang en astrología
La polaridad yin y yang es tenida en cuenta en la astrología china, ya que consideran que el yin y el yang se alternan cada año, y que influyen en el carácter de las personas nacidas bajo uno u otro aspecto. De forma que el aspecto yang o yin del año imprime a las personas las cualidades que le son propias. Así creen que los nacidos en años yang son más propicios a ser dinámicos, emprendedores y aventureros; mientras que las personas nacidas durante un año yin resultan más propensas a tener caracteres tranquilos, calmados, prudentes y reflexivos.
Los años pares son yang y los impares yin. Si quiere conocer la influencia del aspecto yin o yang de su año de nacimiento no olvide que el calendario chino los años no comienzan invariablemente el primer día de enero, como ocurre en el calendario gregoriano, ya que se trata de un calendario lunar. Si ha nacido en los primeros meses de un año impar o par, asegúrese de que se corresponde con un año yin o yang, consultando la tabla de años de nacimiento que aparece en el capítulo del ki de Nueve Estrellas.
La Teoría del Yin y el Yang
Según la compresión china, la impermanencia de los fenómenos y su transformación se derivan de los cambios perpetuos del estado del chi a través de las relaciones de las polaridades yin y yang. La teoría del yin y el yang plantea que todos los objetos o fenómenos en el universo consisten en dos aspectos opuestos entre sí pero indisolubles, interdependientes, que se complementan y son de obligada correspondencia. Esta relación de conflicto e interdependencia entre ambos constituye una ley universal del mundo material.
Todo el universo está sometido a energías bipolares: las de la tierra que constituyen la polaridad negativa o el yin, que actúa de noche, y las del cosmos que constituyen la polaridad positiva o el yang, que actúa de día. El yang es el día y el nacimiento, el yin la noche y la muerte. Del mismo modo todas las cosas y todos los fenómenos tienen dos aspectos: un aspecto yin y un aspecto yang.
La dualidad de todos los fenómenos perceptibles, el espacio, el tiempo, la naturaleza o la condición humana, ya sea abordada por la ciencia, la filosofía o el arte pueden expresarse en términos de yin y yang. Por lo que esta teoría ha sido aplicada, a los distintos campos y aspectos de la cultura tradicional china: la medicina, la astronomía, la política, las artes marciales, la agricultura, la música, la cocina, etc, y por supuesto, el feng-shui.
Pero, esta dualidad de los fenómenos que permite dividirlos en yin y yang tiene la peculiaridad de que permite, a su vez, volverlos a dividir en yin y en yang, en nuevas divisiones hasta llegar al infinito. Por ejemplo, el verano es Yang, la noche es yin y el día yang. Por lo que un día de vera resultaría yang en el yang mientras que la noche resultaría yin en el yang. Y siguiendo con las divisiones, podríamos continuar por ejemplo con el crepúsculo que es yin. El crepúsculo de un día de verano resultaría yin de yang de yang.
Aunque, en ocasiones, los textos se refieran el yin y el yang como fuerzas o energías, estas palabras no son del todo correctas pues el yin y el yang son una categoría filosófica que se utiliza para reflejar las propiedades esenciales de los fenómenos que ocurren en la naturaleza. Los términos fuerza o energía para referirse a estos criterios de yin y de yang se emplean para simplificar, pero es importante comprender que su significado no coincide exactamente con ellos.
El significado literal de yin es la vertiente de la montaña que da a la sombra, y el significado literal de yang es la vertiente que da al sol. Se considera yin todo lo que tenga características o tendencias similares al agua, como por ejemplo, la frialdad, la oscuridad y la tendencia hacia abajo; y yang todo lo que tenga características similares al fuego, como por ejemplo la calidez, la brillantez y la tendencia hacia arriba.
La categoría yang es más dinámica, activa y se manifiesta externamente frente a la categoría yin que es más pasiva, interiorizada e intrínseca, menos evidente. El yin se corresponde con la fuerza centrifuga y el yang con la fuerza centrípeta. El yang es plenitud y el yin la vacuidad en movimiento.
Pero ningún fenómeno o fuerza es absolutamente yin o yang, sino sólo en comparación con  o en el contexto de otro fenómeno o fuerza. Además, la manifestación de ambas polaridades es dinámica, cambia o interactúa constantemente, como ocurre en los ciclos naturales y progresivos como el día y la noche, el nacimiento y la muerte, etc. Por ello, las cualidades del yin y yang, respectivamente, suelen describirse en términos de pares correspondientes a adjetivos contrarios como claro y oscuro, caliente y frío, masculino y femenino, activo y pasivo.
El yin y el yang actúan como imanes de modo que el yin atrae al yang y viceversa, pero repelen a los de su mismo signo. Dado que representan dos aspectos totalmente complementarios de las cosas y los fenómenos, el yin y el yang se oponen punto por punto. Sin embargo, por el hecho de su antagonismo, el yin y el yang se complementan mutuamente.
Su enfrentamiento produce un fenómeno de limitación mutua, ya que la presencia del yin se opone al desarrollo excesivo del yang, y viceversa, y cada aspecto crece en detrimento del otro. A la inversa, el declive de uno favorece la ascensión del otro. Estos dos aspectos del yin y el yang dentro de un fenómeno no son fijos, sino que aparece en estado de constante movimiento.
Por ese motivo se les llaman los contrarios complementarios, ya que tienden siempre a funcionar juntos par llevar cualquier situación a un estado de equilibrio o resolución. De modo que, un fenómeno de carácter extremadamente yang se volverá menos extremo al atraer a un elemento de energía de carácter yin, y viceversa. El equilibrio dinámico del yin y el yang deriva de la alternancia de fases de crecimiento y de disminución de cada uno de los dos aspectos, sabiendo que el aumento del uno hace simultánea y proporcionalmente disminuir al otro. Este mecanismo se puede observar por ejemplo en la sucesión de las estaciones: el detrimento de yin conlleva el crecimiento de yang y la ganancia de yang determina el detrimento de yin.
Cuando se puede el balance relativo entre el yin y el yang, aparece el exceso o defecto de uno de ellos, esto es un factor de desequilibrio que en medicina se considera causal en la aparición de enfermedades. Así, por ejemplo, un exceso de yin consumirá el yang y la deficiencia del yang determinará más exceso del yin. Muestra de ello puede ser un estado febril, el calor es yang y en estas condiciones se presenta en exceso, se ha dicho que la predominancia del yang provoca la perdida del yin, esto se puede observar en el ejemplo a través de la perdida de líquidos corporales que son yin. Si se toman líquidos se incorpora yin con lo que se disminuye el exceso de yang y la consecuente pérdida del yin, el frío que es yin también colabora a equilibrar este estado de ganancia de yang.
Mientras que la actividad que es yang agudizará la predominancia del yang, por lo que la pérdida de yin resultará incrementada con mayor pérdida de líquidos corporales. Esto explicaría por qué los paños o baños fríos ayudan a bajar la fiebre, por qué el hielo alivia las inflamaciones o porqué se suda más cuando se hace ejercicio en los días calurosos.


el yin y el yang


<ANTERIOR> --- --- <SIGUIENTE >
< - 2 / 3 - >
 
   
 
 
 
 
Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

806 PRECIO DEL MINUTO: Máx. Fijo: 1,21;Movil 1,57 Euros IVA incl. Mayores de 18 años
91 217 61 29 Y 93 122 01 01 : En estos números fijos, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Visa y Mastercard.